Los defectos más destacados de las personas de Escorpio

Escorpio es por excelencia un signo de fuerza y potencia. Con un espíritu muy combativo, los escorpiano dan todo de si por lograr su objetivo planteado. Hasta aquí, esta característica es una virtud. Ahora bien, que los problemas comienzan cuando esta energía no es bien encauzada o por algún motivo no se orienta a cumplir las metas trazadas. Un escorpiano difícilmente pueda cambiar y adaptarse en el camino. Es que el ego de Escorpio es tan inmenso, que aún detectada una estrategia equivocada le cuesta mucho dar marcha atrás.

Lo que hace débil a un escorpiano

Si bien los escorpianos son combativos y esto es todo un mérito, el manejo de esa fuerza y espíritu de lucha pueden acarrearle grandes problemas. En ocasiones conflictivas, suelen excederse con las personas y generar un ambiente nada favorable para la resolución del conflicto. Es correcto marcar tu territorio, pero como escorpiano debieras comprender que no todo lo que parece es en realidad lo cierto.

Una de las grandes debilidades de Escorpio a la hora de las relaciones afectivas es su gran condición de ser posesivo. En verdad llega a sentir que la persona amada es de su propiedad y como tal debe regirse por las mismas leyes que rige a un escorpiano. También en el plano laboral esto puede traerle problemas, pues se combina al hecho de que son egocéntricos entonces resultan incapaces de reconocer un error o dar marcha atrás. Escorio es un signo muy sensible y observador de las conductas y emociones de los demás. Si bien esto es positivo para quienes lo rodean, no lo es para el propio escorpiano, ya que lo hace cargar con una pesada mochila. Sufre y se alegra por los acontecimientos de los demás, y en ocasiones eso lo desborda.

Los escorpianos y su dificultad de mantener el equilibrio

A los nacidos bajo este signo les cuesta mucho mantener la objetividad en circunstancias difíciles. Cuando ellos sienten que cuestiones de su círculo más íntimo se ven involucradas, comienzan a ponerse muy nerviosos. Si el enojo los invade entonces será cuestión de segundos en que pierdan el control y tiren todo por la borda. Frente a un ataque de otra persona, Escorpio saltará atacando agresivamente. Cuando no llega a ese punto pero siente que está en una situación tensa, permanentemente se manifiesta a la defensiva.

Cuando un escorpiano o escorpiana está al frente de un equipo de trabajo, es muy fácil reconocerlo. Suele ser muy exigente y le cuesta aceptar las debilidades de los otros. Si alguien le plantea un punto de vista distinto, inmediatamente responderá cuestionando al otro. En situaciones de tensión y en la que otras personas están esperando encontrar a un punto de apoyo, Escorpio no responde satisfactoriamente. Es que desconfía mucho de cuanta cosa lo rodea, tiende a pensar que todos son falsos e hipócritas cuando se acercan demasiado a él. Cuando esta característica se suma a una exacerbada susceptibilidad se completa el cocktail “casi explosivo”. Por esta causa, el escorpiano tiene a acumular pequeños rencores que no le aportan nada positivo.

ARTICULOS DE INTERES